sábado, 2 de julio de 2016

Protecting Me - Capitulo 2

Publicado por Claudia K. Loayza M.
Ni bien abrí la puerta del aula un señor de unos 30 años aproximadamente me miro con cara de haber matado a personas, algo me decía que  me tenía que esforzarme en esta clases si no quería llevar de nuevo con él
-     Señorita, las clases empezaron hace 20 minutos, así que no puede entrar – situaciones desesperadas requerían medidas desesperadas
-     Estaba con el director, profesor, por lo que creo que mi tardanza esta más que justificada y si duda de mi palabra puede ir a hablar con él – sabía que no lo harías, mi abuelo odiaba ser interrumpido por niñerías como estas
-     Puede entrar a clases – el profesor estaba enojado y sabia que no tenia de otra mas que dejarme entrar
-     Con mucho gusto profesor - al entrar vía a Clarissa y me senté junto a ella, lo malo es que a mi costado estaba el engreído ragazzo cuyo nombre aun no sabía ni tenía interés en conocer.
La clase continua con su rumbo y aunque parezca raro en una clases de música,  cada canción que el profesor ponía capa que interpretáramos cada uno la letra o el ritmo era más aburrida que la anterior, tanto que algunos de los alumnos se empezaban a quedar dormidos, Dios se podía ser más aburrida y larga esta clases. Para suerte de muchos el timbre sonó y como si el aula fuera a desmoronarse, salieron todos apresurados, ralamente tenía que cuidarme de este curso porque con un profesor con ese dudo que los exámenes sean sencillos
-     Qué curso tiene ahora Mariella – me pregunto Clarissa mientras me disponía a guardar una cosas en el locker y sacaba mi horario
-     Según este papel me toca “Danza y Coreografía Escénica” - quien fue el que le puso los nombres a los cursos, ¿Danza y Coreografía Escénica? Tiene que ser una broma
-     ¿En serio? Ese curso… - pero antes de que Clarissa terminara alguien la interrumpió
-     Clarissa, ¿Lograste contactar con alguien que cante bien?
-     Oh lo había olvidado, Matt
El tal Matt con el que Clarissa hablaba era un chico de tez clara, ojos color café y cabello del mismo color, podía ver que tenía un torso bien formada por la forma en cómo su remera se pegaba a su cuerpo y debería de medir algo de 1.70. Detrás de él empezaron a aparecer un grupo de chicos dentro del cual está el ragazzo de la mañana, no de nuevo, será que jamás me librare de él
-     Que sucedió Matt ¿Llegaste a encontrar a la cantante? – pregunto el ragazzo y empezó a mirarme como si fuera un bicho extraño - ¿No tienes algunas clases a la cual asistir?
-     Será que me estas echando, ragazzo
-     No, para nada – el sarcasmo era tan notorio en su voz 
-     Algunas personas deberían de investigar un poco mas antes de hablarle a alguien – Clarissa y algunos de los amigos del ragazzo se rieron sabiendo a lo que me refería – al parecer sus amigos debían de hacer oído de mi en alguna noticia o leído en algún periódico – si me disculpan tengo una clase a la cual asistir y no quiero empezar mal como lo han debido de hacer otros
Dicho esto empecé a caminar al salón de danza escuchando una sonoras risa detrás de mí, Mariella 1 – Ragazzo 0. Segundos después escuche la voz de mi querida amiga a mi costado diciendo – no tenia que se así con Adrian, no ha tenido una vida fácil
-     Yo tampoco he tenido una vida sencilla y si lo que dices es cierto lo entiendo, pero  no por eso voy a dejar que me trate así – mirando los carteles que había en cada puerta caí en cuenta que ella había dicho su nombre
-     ¿Se llama Adrian? – Clarissa me dio una mirada de “que de raro tiene” – oh vamos, tienes que admitir que en ingles suena más a nombre de mujer
-     Es mejor que no bromes con él sobre eso, no es conocido en la academia por su buena conducta cuando uno lo molesta
Así que es ese tipo de persona, creo que ya tengo una buena forma de decirle que conmigo nadie se mete
-     Mariella te conozco que estas planeando – hay Clarissa si supieras
-     Amiga mía, es mejor que no preguntes, no quiero que arruines tu amistad con el resto de chico que estaban con él

Al llegar a clases la profesora me pregunto si tenia alguna canción en predilecto para bailar ya que al estar algo avanzado el curso tenían que ver en qué condiciones me encontraba para ayudarme a estar al mismo nivel que mis compañeros a no y si que tenia la canción perfecta para la ocasión, ragazzo será mejor que estés preparado para lo que se viene
-     Señorita Durand, ya tiene en mente la canción que le pedí – pregunto la profesora una vez todos en el salón se encontraban en su sitio
-     Si profesora, la tengo justa en mi móvil
-     Entonces puede empezar a demostrarnos sus cualidades en el escenario – la profesora mientras hablaba hizo un gesto con las manos para que me dirigiera al escenario armado que había en la parte de adelante del salón – apúrese señorita que no tenemos todo el día
-     Disculpe profesora
Cuando estuve cerca de la profesora le di mi celular y conecto la entrada de los parlantes a mi móvil, le di en nombre de la canción y el artista y tomo asiento en una de las sillas que estaban cerca a la vez que miraba unas hojas en las que supongo estarían el nombre de todos los alumnos de esa clases con las respectivas notas u observaciones.
La canción inicio con un ritmo muy movido y sensual, decidí que era mejor iniciar con mis espalda al público y un poco de movimiento de curvas al ritmo de la canción, cuando se acercaba la parte donde cantaba me di la vuelta y dirigí mi mirada hacia donde estaba el ragazzo y empecé a cantar ya que la pista era más bien una versión en karaoke como la gran mayoría de música que tenía en el móvil
Hoy te digo no, no caeré a tus pies,
pues decido yo, como, cuando, donde y quién.
déjame, piérdete,
Lo que quieres no te lo daré.
Creo que no, olvídalo,
Lo haces bien, nada mal, no eres para mí...

Si te acercas a mi piel demasiado,
ten cuidado mi veneno es sutil,
te conviertes poco a poco en mi esclavo,
y te vuelves como loco por mí.
Mis movimientos eran lo más sensual posible que podía sin dejar mirar al ragazzo, he de aclarar que no quiere decir que sienta algo por él pero era una advertencia pues nadie ha logrado evitar que haga lo que me gusta, ni siquiera él. Como conocía mejor que cualquiera de aquí la letra sabía en qué momento era el más indicado para empezar a caminar hacia Adrian y empezar con mi verdadero objetivo y el momento estaba llegando.
Si te acercas a mi piel demasiado,
ten cuidado mi veneno es sutil,
te conviertes poco a poco en mi esclavo,
y te vuelves como loco por mí. 
A medida que iba cantando esa penúltima estrofa con el ritma más lento y sexy de la canción me moví muy sugerentemente muy cerca de su pecho y su cara incluso llegue a casi sentarme encima de él, podía ver lo nervioso que se ponía, un tanto nervioso sin que se notara mucho y como sus amigos se le quedaban viendo la forma en cómo me movía muy sexy, claro que cuando la canción termino me quede con la cara muy cerca a la suya como si fuéramos a darnos un beso y con la respiración algo agitada por el baile, de no ser porque la profesora hizo un intento de llamar la atención de los alumno no se que hubiera sucedido.

-     Señorita,  la próxima vez limítese a bailar en el escenario – la voz de la profesora era notoriamente amargada
-     Lo siento profesora, pero no me controlo a momento de bailar
-     Solo tomo asiento – pobre profe, quizás no debí de bailar tan descaradamente, pero valía la pena
Ponía sentir como el ragazzo no dejaba de mirarme y eso me estremecía, en momentos como este es en el que uno se pone a pensar si lo que hizo fue correcto o podría traer consecuencias, lo único que sabía era que su mirada era tan penetrante a mis espaldas que sentía un escalofrió recorrer mi cuerpo. Tras un video de pasos de baile y que un grupo de alumnos tratara de imitarlos termino las clases, trate de salir lo más rápido de clases para evitar al ragazzo, pero mi plan se vio frustrado cuando me lo encontré en la puerta, ¿En qué momento salió antes que yo?
-     Tu y yo tenemos que hablar
-     Que yo sepa tu yo no tenemos nada que hablar, ni nos conocemos – como si lo que hubiera dicho no importara, el ragazzo siguió hablando
-     Los chicos te van a ofrecer algo, tú simplemente no aceptes – dicho esto se fue
Pero qué diablos se cree que es para decirme que hacer, me arrepiento de haberle salvando de mis guardias en Italia, tan metida estaba en mis pensamientos que me asusto cuando Clarissa me toco el hombro
-      Te pasa algo Mariella, estas distraída y te has quedado para en media puerta obstruyendo el camino
-     ¿Qué tan peligroso es Adrian? – la pregunta salió por si sola, quizás realmente era peligroso y estaba metida en algo malo
-     Peligroso no es, solo incomprendido, no tuvo una vida feliz que yo sepa
-     No es el único – fue más para mí lo que dije que para Clarissa
-     ¿Dijiste algo Mari?
-     No nada, ¿Tienes clases ahora?
-     Sí, tengo una ahora, ¿Y tú?
-     No, creo que estaré mirando los lugares de la Academia
Si algo en esta vida había aprendido era que no todo era felicidad y amor como lo pintaban las historias que me contaban de pequeña y que cada cosa tiene motivo, pero lo que jamás entenderé es porque eso tiene que pasar a personas de mi edad. Sin más que hacer en la academia decidí que era mejor volver a casa, después de todo con todos los recuerdo que tenía en la cabeza lo mejor era estar en un lugar tranquilo  donde pueda sacar todo eso sin afrontar las consecuencias.

En el camino a casa estaba tan concentrada en mis recuerdos y todo lo sucedido recientemente que por costumbre al llegar a casa dije: Sono tornato - aunque a los segundos me di cuenta de que mi vida ya no era igual que antes, esto era algo que sucedía cada vez que me ponía a recordar cosas del pasado, pero era algo que no quería hacer en estos momentos.
Me dirigí a mi habitación y me senté en el sillón cercano a la ventana, se que recordarlo me mataba sobre todo por lo que sucedió al final y aunque me encantaría saber porque lo hizo, se que les hice una promesa a mis padres de no volver a buscarlo ni nada por el estilo, solo me quedan los recuerdos. Hubiera seguido lamentando mis recuerdos de no ser porque el sonido de mi celular me distrajo

-     Dime Clarissa, ¿Qué necesitas?
-     Tu presencia en el lugar de práctica de los chicos – sonaba un poco entusiasmada por lo que no entendía exactamente a lo que se refería
-     ¿Lugar de prácticas? ¿De qué hablas?
-     El lugar donde la banda de los chicos practican, están asiendo algo así como una audiciones y seria de mucha ayuda tu experiencia en canto
-     Uno, no tengo experiencia en canto y dos, no tengo idea de dónde queda ese lugar – el hecho de ser hija de cantantes profesionales no quiere decir que tengo amplia experiencia como para elegir a alguien
-     Ten mando la dirección por WhatsApp y te vienes – habla enserio, no puedo creerlo
-     Sabes hay algo llamado mensajes de texto que no te comen tu paquete de datos – di un pequeño suspiro y proseguí – si no acepto vas a seguir insistiendo, así mándame la dirección
-     Siii, sabía que ibas a aceptar – podría hasta imaginármela saltando de felicidad, siento que me voy a arrepentir de esto

Luego de recibir la bendita dirección, tomar un taxi y recorrer al menos media ciudad llegue al lugar de práctica, ya estoy empezando seriamente a lamentarme el haber venido, como dicen al mal paso darle prisa
-     Ya estoy aquí – dije anunciando me llegada para no estropear algo importante
-     Qué bueno que llegues, ninguna de las chicas que audicionan saben lo que es cantar bien – escuche como una chica a lo lejos se quejaba – pero ya estas aquí para darles una lección de cómo se canta bien
-     Yo no dije que iba a cantar, además no tengo nada preparado
-     No te preocupes, Clarissa ya nos dio unas partituras con de una canción – dijo uno de los chicos, Dios como quería matar en esos instantes a mi amiga – apropósito me llamo Derek, el del bajo es Zack, el de la batería es Matt y el de la guitarra principal es Adrian – al parecer el tal Derek tocaba también la guitarra pero mas como acompañamiento
-     Ya tuve el gusto de conocer a Matt en la mañana y a Adrian tuve el disgusto de conocerlo el ultimo año que estuve en Italia
-     Así que esta es la chica mimada de la que hablabas tanto – lo que dijo zack me dejo en shock como por un minuto, acaso me había hablado de mi como niña mimosa, yo que lo salve de que mis guardias lo arrestaran, le di una mirada de odio a Adrian y hable lo mas tiernamente posible
-     Y yo que creí que los franceses era más agradecidos con las personas que los salvan de ir preso por… no sé… 5 años con cargos de invasión a una casa – los c chicos lo miraron fijamente a Adrian, al parecer no sabían nada
-     No me digas que no les comentaste que mis guardias estaban a punto de llamar a la policía porque pensaron que eras un ladrón y que no ser por mi estarías preso en Toscana – mi maldad asiendo a flote.
-     No veía importancia en contarles eso – la cara de Adrian era un poema, estaba segura que esto tendría repercusiones
-     Ohhhh… lo siento, no quería exponer tu momento vergonzoso en mi casa de campo
-     Mari, mejor porque no les enseñas a las chicas como se debe cantar – por un momento me olvide de las audiciones de no ser por Clarissa
Sin más palabras los chicos empezaron a tocar una canción muy conocida para mi, definitivamente voy a matar a Clarissa por elegir esa canción de entre todas las que me sabia, aunque lo que más me sorprendió fue que los chicos la tocaban muy bien, que no sea lo que estoy pensando porque de ser así Clarissa estará más que muerta

Olvídate
Tal vez las cosas que te han dicho
De mi no son
Ni la mitad de lo que soy
O lo haces tú o lo hago yo
Prefiero pedir perdón que pedir permiso, niño
Déjame moverte el piso
Prefiero ser yo la que hable antes
De guardarme esas ganas locas de besarte
Oh oh oh oh oh
O lo haces tú o lo hago yo
Oh oh oh oh
Desde la muerte de mis padres la música dejo de ser divertid para mi, incluso cuando cante “Loco por mi” para molestar a Adrian no tuvo mucho importancia, pero esta canción era muy especial para mí al punto de que al cantarla podía sentir como me trasportaba a otra parte y en otro tiempo, si algo lograba cambiar mi estado de ánimo era esta canción. Al terminar todos se me quedaron mirando asombrados

-     Eso fue magnífico – dijo una de las chicas del casting, su cabello color castaño me hizo recordar a alguien que detestaba del pasado, pero dudaba que fuera la misma persona
-     Definitivamente una voz prodigiosa – Matt me alabo y eso me hizo sonreír un poco, algo poco común en mi
-     Cualquiera podría cantar  una canción tan patética como esa – Si ya odiaba a Adrian lo odiaba mas ahora con lo que dijo

Si remordimiento alguno y con todo mi rabia le di un cachetada de lo mas sonora a Adrian, escuche como todo el mundo en la sala se sorprendió, esa canción era muy importante para mí y no dejaría que un idiota con Adrian dijera cualquier cosa de ella, le lance una mirada cargada de odio y salí corriendo del lugar antes de que mis lagrimas se notaran.

-     Pero qué demonios fue eso – pregunte aun mirando por donde Mariella se había ido, mi mano aun estaba donde ella me golpeo
-     Serás idiota Adrian, no tienes ni idea de lo preciado que ese esa canción para ella – no entendía lo que quería decir Clarissa, que tan preciado podía llegar a ser una canción para una persona
-     Clarissa podrías decirnos a que te refieres – pregunto Matt demasiado curioso por parte de él
-     Esa canción es muy importante para ella porque le recuerda a sus padres, es lo único que puedo decirle – Mierda que había dicho – y tu Adrian, deberías ir a disculparte con ella, para ti será una canción tonta pero para ella es un recuerdo importante
-     No tengo idea donde estará – sabía que había dicho algo incorrecto pero no era de las personas que se disculpaban con facilidad
-     Y yo tampoco – para ser Clarissa su amiga no tenía ni idea de donde podría estar
-     Mañana cuando la veas será mejor que te disculpes – odiaba cuando Zack se ponía serio


Poco después cada uno empezó a guardar sus cosas y retirarse a sus casas, verdaderamente me sentía mal por Mariella, perder a sus padres es algo duro y aunque los míos jamás estén en casa se que están vivos en algún lugar trabajando.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Hopes and Dreams Copyright © 2010 Designed by Ipietoon Blogger Template Sponsored by Online Shop Vector by Artshare

7